Metas

Aquel que le apunta a la nada,puede estar seguro que no fallará

La vida no funcionará a menos que tracemos objetivos claros a largo plazo.  Las metas son objetivos a corto plazo y son puntos que marcan el rumbo, a lo largo del camino, hacia el objetivo final.

Lo que sea que hagamos en la vida, debemos hacerlo basados en metas.  Estas son, en primera instancia, estrategias que se fijan a corto plazo dentro de un plan.  El plan es el bosquejo global de los objetivos que deseamos.  Las estrategias hacen referencia a la manera como debemos llegar a nuestro destino.  Debemos entender que las cosas no ocurren por sí solas.  Podemos soñar con muchas posibilidades y tener muchos propósitos, pero no serán posibles a menos que diseñemos un plan sobre cómo lograrlo y que contenga metas diarias, semanales y mensuales.

 

BENEFICIOS

Lograr trazar metas representa aspectos muy concretos:

  1. Una vida y un futuro emocionantes, porque podemos comprobar que nos dirigimos hacia algún lado.
  2. Alcanzar propósitos y objetivos concretos, con lo cual podemos aumentar nuestra valía y sentirnos felices y realizados.
  3. Aumentar el control sobre la vida  y tener la rienda de nuestros actos y de nuestros sueños.
  4. Hacer de la vida un juego de resultados y de capacidades, al arribar a destinos seguros luego de sobrepasar dificultades.

Cuando no se fijan metas, simplemente respondemos a lo que se va presentando.  Esto puede producir en nosotros una sensación de vacío, de falta de dirección y, en últimas, de rutina.

INGREDIENTES

Las personas que saben planear sus vidas, actúan siguiendo unos comportamientos:

  1. Escriben, se fijan tareas con fecha de terminación.
  2. Fijan su mente en las metas que establecen.
  3. Revisan diariamente su progreso.
  4. Sus planes son flexibles por si hay necesidad de replantear alguna meta.
  5. Actúan de acuerdo con los principios universales en el transcurso del desarrollo del plan.  Existen principios universales para que entendamos lo que es correcto e incorrecto.  Si construimos nuestras metas y estrategias sin tener en cuenta dichas leyes, nos encaminaremos a la autodestrucción.

 

PASOS A SEGUIR

Existen cuatro elementos básicos que puede aprender para lograr resultados exitosos:

  1. Consigne por escrito sus sueños, lo que desea ser o realizar.  Así sabrá si realmente tiene un sueño o si se trata solamente de castillos en el aire, de sólo buenos propósitos.  Cuando escribe sus metas encuentra el camino para lograrlas.
  2. Escriba lo que costará.  Evaluar y sopesar antes de construir le permite considerar el costo, el tiempo, los recursos exigidos. Los esfuerzos dirigidos, tanto de dinero como de las relaciones que va a necesitar, son una buena forma de empezar a plasmar metas.
  3. Entienda que construir sueños siempre tiene costo.  El precio y los sacrificios necesarios para lograr los sueños, pueden resultar mayores de lo que desea pagar.  Si así fuera, o renuncia al sueño o ajusta las metas.
  4. Fije el ritmo y el curso de su vida.  El énfasis en escribir le permite fijar metas y tiempos.  Cuando escribe y detalla lo que va  hacer en una semana, en un mes o en un año, usted lanza su mente en pos de esas metas.  De otra parte, al examinar el avance de sus metas mantiene el interés y sabe si ha alcanzado logros.  Este proceso lo llevará muy pronto a ser una persona satisfecha y a gozar con las pequeñas y las grandes realizaciones.
  5. Mantenga su mente continuamente enfocada en sus metas.  Una ley en la vida establece: “Atraemos aquello a lo que se le brinda atención”.  Revise regularmente sus metas para mantener la atención puesta en ellas.
  6. Cree su propio camino y oriente su vida por allí.  Establezca hacia donde quiere ir y acostúmbrese a medir el progreso de suplan general.  Recuerde que un buen proyecto, con las metas adecuadas y en la secuencia correcta, lo llevará hacia el objetivo final. Escriba sus sueños y metas para simbolizar que los graba.

Recuerde que la Aplicación correcta de los principios, los convierte en hábitos; a su vez, los hábitos correctos le añaden valor a su carácter. Todo lo que eleva el sentido moral, tiende a ser protegido, preservado y empleado para bien.

 

Reflexione  y responda:

¿Cuándo fue la última vez que escribió un sueño o una meta que quería cumplir?
La mayoría de sus metas actuales ¿La estableció usted mismo o se la estableció una circunstancia?

Auto-evaluación:

Vuelva a leer el principio ¿Qué tan bien aplica usted este principio en su vida?

Evalúese de 1 a 10 en moderación: (1) – (2) – (3) – (4) – (5) – (6) – (7) – (8) – (9) – (10)

¿Por qué se dio esta calificación?  ­­­________________________________________________________________________

¿Qué beneficios obtendría al subir su calificación?  ___________________________________________________________

¿Qué acción específica puede poner en práctica para probar los beneficios de este Principio?
____________________________________________________________________________________

Chequeo de la lectura diaria del principio:

L : (  )  M: (  ) M: (  ) J : (  )  V: (  )  S: (  )  D: (  )
Ponga un √  cuando lea y una X cuando no lo haga

 

Quien tiene metas, enfrenta sus problemas y sus retos uno a uno.

Quien no tiene metas, le da vueltas a todo y no afronta nada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *