Fianzas

Falta de juicio hay en quien asume el pagaré ajeno, haciéndose responsable de la deuda

Hay ciertas situaciones en las  que está bien servir de codeudor, pero no deja de ser peligroso. Por esta razón, el principio en discusión advierte sobre el riesgo de hacerlo.  Parece difícil entender esta advertencia, porque se nos ha enseñado a ayudar a los necesitados. 
La gente que está en condiciones de servir de codeudora, ha logrado bienes en la vida y ha ganado las cosas honradamente y por ello han aprendido principios y valores, y han demostrado buen manejo de sus asuntos ganándose el status en la vida.  No se trata de que sean personas egoístas cuando se niegan a servir de codeudoras, sino que saben que funciona.  De modo que cuando alguien les solicita servirles de fiador, se muestran muy cuidadosas, miran al solicitante para decirle que como no ha demostrado realizaciones en la vida, le pueden ayudar con consejos.  La clave es la siguiente: No le sirva usted a nadie como codeudor, a menos que tenga alguna autoridad sobre la vida del solicitante.

BENEFICIOS

· Le estamos haciendo un favor a la persona que pide ayuda cuando decimos no y le damos las razones por las cuales nos rehusamos.  Preguntará el por qué, discutirá y dará sus argumentos.  Hará que se mire en el espejo y se diga: “Tengo un problema”.  Podemos estarle haciendo un favor a esta persona, cuando nos negamos a servirle de fiador. Ni los bancos ni los préstamos personales deben utilizarse para satisfacer deseos y caprichos.  Los préstamos deben utilizarse solamente para satisfacer necesidades que van más allá de las cosas cotidianas, que son nuestra responsabilidad.  Si queremos conservar a nuestros amigos, no les sirvamos de fiadores.  Hay sin embargo, excepciones, pero debemos saber que corremos riesgos.

· Conservamos las relaciones .  En muchas ocasiones, el codeudor termina pagando el pagaré y el amigo servido se siente mal y avergonzado y desaparece.  Servir de codeudor, viola muchas de los principios del sentido común.  Ante todo, hemos de responder por nuestros actos, deudas, conducta y en general, por todo lo que hacemos.  Todos debemos saber que la responsabilidad o el desorden siempre tienen una consecuencia.

INGREDIENTES

En las personas sabias que manejan el ser codeudoras, vemos las siguientes actitudes:

· Si realmente creen que la persona tiene un problema, son generosos y obran de buena voluntad dándole dinero sin esperar que les sea devuelto.  Se aseguran de añadirle un consejo para ayudarle a salir de la situación o la ayuda habrá sido vana.  Si quienes reciben la ayuda no aceptan los consejos, no les volvamos a ayudar ni con una pequeña suma. Si aceptan los consejos y escuchan y aprenden, les volveremos a ayudar en el futuro.

· No suministran fondos a la desobediencia ni a la ignorancia. Pueden darle un pescado a alguien un día, o enseñarle a pescar.

· Esta estrategia contribuye a establecer relaciones perdurables y no tener que pagar las deudas de otros y perderlos, a la larga como amigos.

PASOS A SEGUIR

Hay varias cosas que deben considerarse, antes de servir de codeudor de las deudas de otro.

La persona a quien vamos a servir de fiador ¿es reconocida por sus valores éticos de honestidad y honradez?  De no serlo, no podemos hacer de codeudores.  El principio filosófico es que no podemos apoyar a quien viola los principios.  Si a alguien no le está yendo bien económicamente ¿Cómo está planificado su vida?  Miremos su comportamiento.  Por ignorantes que seamos, no debemos hacerlo porque esta situación se vuelve repetitiva. Abstengámonos de suministrar fondos para algo que no funciona.  No firmemos como fiadores. Ayudémosle de alguna otra forma, pero no como codeudores.

Lo que la persona requiere ¿es producto de una necesidad o de un mero deseo ¿ Muchas personas que se encuentran en problemas, han vivido más allá de sus necesidades.  Han querido vivir en sus deseos y se extralimitan en el uso de sus tarjetas de crédito y enloquecen a la hora de gastar y no controlan su presupuesto. Pierden todo tipo de control.

¿Por qué no responde su familia?  Es una buena pregunta que debe ser respondida.  La ayuda debe venir primero de la familia; si no hay nadie en la familia que ayude, probablemente no sea una buena idea servirle de fiador a la persona en cuestión.  Tal individuo ni siquiera se ha ganado la confianza de su familia, ni ha mantenido buenas relaciones con ella.

¿Por qué habríamos de convertirnos en partícipes de sus problemas?  Hay que constatar la sensatez de quien solicita la fianza.  Seguramente, al revisar su historial nos podemos dar cuenta de sus referencias.  Esto nos dice que las razones para no hacer de fiadores en casos como éstos, son supremamente importantes.  Si tal individuo no ha demostrado sensatez en la administración de su economía, es mejor que nos abstengamos de servirle de codeudor.

Si tomáramos todo el dinero del mundo y lo diéramos en cantidades iguales a cada persona, a la vuelta de diez, doce o quince años, los ricos serían otra vez ricos y los pobres serían otra vez pobres.  Y esta suposición se basa en el comportamiento humano, en cómo administramos el dinero y en lo que pensamos respecto de este manejo.

Recuerde que la Aplicación correcta de los principios, los convierte en hábitos; a su vez, los hábitos correctos le añaden valor a su carácter. Todo lo que eleva el sentido moral, tiende a

Reflexione  y responda:

¿Ha sido codeudor de alguien?  ¿Se ha arrepentido?   ¿Por qué?

¿Por qué negarse a ser codeudor puede ser más sabio que serlo?

Auto-evaluación:

Vuelva a leer el principio ¿Qué tan bien aplica usted este principio en su vida?

Evalúese de 1 a 10 en moderación: (1) – (2) – (3) – (4) – (5) – (6) – (7) – (8) – (9) – (10)

¿Por qué se dio esta calificación?  ­­­________________________________________________________________________

¿Qué beneficios obtendría al subir su calificación?  ___________________________________________________________

¿Qué acción específica puede poner en práctica para probar los beneficios de este Principio?  _________________________

____________________________________________________________________________________________________

Chequeo de la lectura diaria del principio:

L : (  )  M: (  ) M: (  ) J : (  )  V: (  )  S: (  )  D: (  )

Ponga un √  cuando lea y una X cuando no lo haga

Ser fiador es como pagar una persona sin emplearla.

Puede terminar en decepción

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *