Deuda

No dejes de pagar tus deudas; no digas
“en otra ocasión”, si puedes pagar ahora.

Muchas personas no entienden en qué consisten las deudas. Quieren ser autosuficientes; no quieren tener deudas pendientes y son muchos los que predican esta idea. Pero no podemos estar libres de deudas.  Deben aceptarse por el efecto personal que tienen sobre todos nosotros.

BENEFICIOS

Aunque parezca contradictorio, el manejo de las deudas tiene efectos positivos en nuestras vidas:

· Pedir prestado constituye un signo de humildad, porque al tomar un préstamo, sea dinero, productos o ayuda, nos permite darnos cuenta que no somos auto-suficientes.

· Al tomar prestado, asumimos una posición de responsabilidad. Le debemos algo a alguien y esto nos ayuda a respetarnos y refleja la necesidad de establecer buenas relaciones, de aprender a trabajar y a depender unos de otros: trátese de la familia, amigos, comunidad o grupos de trabajo.

· Si la vida hubiese sido concebida para vivirla de manera independiente, probablemente no funcionaríamos como pareja en el matrimonio, así la familia se convierte en un sistema de apoyo.  Siempre debemos a nuestras madres, a nuestros padres, a los miembros de  nuestras familias, porque estas personas nos han ayudado a levantarnos, a crecer y a madurar.  Decir que no queremos deber es creer que el principio es asunto únicamente de dinero.  El principio es mucho más profundo.  Es sobre la deuda que nunca podemos pagar.  Ser auto-suficientes e independientes no es bueno para la sociedad, ni para nosotros mismos, porque no elegiremos tener relaciones interpersonales.

INGREDIENTES

Las personas que tienen un concepto maduro acerca de las deudas, muestran en su carácter los siguientes rasgos:

Solicitan préstamos o favores para necesidades prácticas, reales y sentidas. Establecen lo que llamaríamos un verdadero propósito o una necesidad real.  No podemos asumir apariencia de mendigos, porque sin necesidad manifiesta, ni propósito expuesto, nos negarán la solicitud. No llevemos a un prestamista o a un amigo a dudar de nuestra habilidad para devolver el favor o para pagar nuestras deudas. Expliquemos cómo esperamos pagar y responder por nuestras obligaciones, sean éstas dinero, productos o favores. Recibiremos la ayuda solicitada, si realmente somos poseedores de los principios básicos.

Pagan prontamente como señal de responsabilidad y los ubica dentro de buenos índices de credibilidad.  Los pagos oportunos demuestran que les interesa su reputación para futuras operaciones, en lo relacionado con favores o con préstamos de dinero.  Los principios universales establecen: “No retengas los pagos. Si puedes pagar, paga ahora”. Nuestra política debe ser la de pagar las deudas a quienes hayan acudido en nuestro auxilio, tan pronto como nos sea posible, cuando dispongamos de algún efectivo adicional o de tiempo adicional, no nos embarquemos en un carrusel de gastos.

Siempre están en deuda con sus amigos y con quienes se preocupan por ellos. No podemos ser felices sintiéndonos totalmente independientes.  Fuimos concebidos para relacionarnos con otros. Así, pues, no retengamos los favores recibidos. La independencia económica se convierte en causa de nuestro orgullo, alimenta nuestro egoísmo y finalmente nos lleva a considerar que no necesitamos a nadie. Terminamos confiando en nuestro dinero y en nuestra amargura. Si procedemos correctamente y queremos ser felices, tenemos que empezar con nuestros amigos, con nuestra familia y debemos mantener las relaciones, porque llegará el momento cuando los necesitemos.

Deber dinero es un poco saludable, para ellos. Los fuerza a desarrollar habilidades para asegurar que pueden pagar lo tomado en préstamo. Fuerza nuestro crecimiento. Nos vemos obligados a aprender algo, aprendemos más.  De suerte que el progreso llega, en muchas ocasiones, cuando sentimos presión. Ejercemos presión en el sistema, pedimos prestado e invertimos.  La habilidad es la siguiente: pedimos dinero prestado para hacer dinero. De esta manera mejoramos las habilidades, las desarrollamos mejor cuando nos vemos obligados a hacerlo. En conclusión

PASOS A SEGUIR

Hay tres cosas que podemos hacer para establecer un buen récord de crédito entre nuestros congéneres:

1. Empiece por solicitar pequeños favores o pequeños préstamos;  para establecer credibilidad, tenemos que esforzarnos. Y cuando de préstamos y de dinero se trata, es mejor pedir pequeños préstamos: montos sobre los cuales podamos estar seguros de poder pagar.  Hagámosles seguimiento a los compromisos adquiridos.  Mantengamos buena comunicación.  De esta manera, en las próximas ocasiones podremos solicitar mayores cantidades y eventualmente, llegar a tomar en préstamo millones.  Si el favor solicitado se trata de algo demasiado grande, es posible que no nos lo hagan. Tenemos que trabajar sobre bases equitativas.

2. Pague a tiempo y oportunamente;  el cumplimiento y la oportuna cancelación constituyen un principio de suma importancia; y no únicamente en relación con pagos o favores, sino como rasgo de nuestro carácter.  La puntualidad es en sí misma un principio, dado que sobre esta cualidad construimos nuestra reputación y los negocios.

3. Comunique bien si tiene un problema para cumplir con sus obligaciones;  cuando no podamos cumplir con un pago, comuniquemos al banco la situación por la cual estamos atravesando. Así no se preocuparán mucho por nosotros.  Pues en el momento en que vamos e informamos que no podremos cumplir a tiempo, establecemos credibilidad y confianza.  Nos respetarán por acudir a explicar la situación.  Esta acción genera confianza y relaciones largas y duraderas.

4. Un último aspecto, es que es difícil tomar dinero en calidad de préstamo de los amigos, si no hemos establecido con ellos términos equitativos. Podemos concluir que unas pocas y pequeñas deudas son inevitables.

Este principio enfoca hacia las deudas en general y señala cómo estamos en deuda con la gente y lo valioso que es estarlo, porque nunca podemos ser autosuficientes por completo, porque necesitamos amigos, relaciones, socializar.

Recuerde que la Aplicación correcta de los principios, los convierte en hábitos; a su vez, los hábitos correctos le añaden valor a su carácter. Todo lo que eleva el sentido moral, tiende a ser protegido, preservado y empleado para bien.

Reflexione  y responda:

¿Puede usted ver el valor de lo que enseña el tener y manejar deudas?

¿Cuando ha sido deudor, ha cumplido con los pasos a seguir para construir una buena reputación para crédito?

¿Con quién está en deuda usted?  ¿Se lo ha agradecido?

 

Auto-evaluación:

Vuelva a leer al principio ¿Qué tan bien aplica usted este principio en su vida?

Evalúese de 1 a 10 en moderación: (1) – (2) – (3) – (4) – (5) – (6) – (7) – (8) – (9) – (10)

¿Por qué se dio esta calificación?  ­­­________________________________________________________________________

¿Qué beneficios obtendría al subir su calificación?  ___________________________________________________________

¿Qué acción específica puede poner en práctica para probar los beneficios de este Principio?  ___________________________________________________________________________

Chequeo de la lectura diaria del principio:

L : (  )  M: (  ) M: (  ) J : (  )  V: (  )  S: (  )  D: (  )

Ponga un √  cuando lea y una X cuando no lo haga

Mientras más exitosos nos volvamos, más debemos reconocer que no

hubiéramos podido hacerlo por nosotros mismos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *