Juicios

Toda versión parece verdadera hasta que aparece quien
presenta el otro punto de vista y pone las cosas en claro.

La capacidad de juzgar, viene después de que se hayan escuchado las versiones de las diferentes partes de un problema; es entonces cuando se puede emitir un juicio justo.  Así sucede en los tribunales y aún en nuestras propias vidas.

La capacidad de discernir a través de barreras, como las opiniones o los sentimientos sobre las situaciones y los hechos que nos rodean, es una de las manifestaciones más preciadas del carácter y exige mucho coraje.  Llegamos a los buenos juicios si podemos encontrar la razón de las cosas.

BENEFICIOS

Cuando somos capaces de hacer juicios, nuestra madurez de carácter se manifiesta en:

  • No tomamos decisiones bajo presión.  Así nos reconocerán como personas sabias.  Una de nuestras prácticas predilectas debiera ser la de consultarlo todo antes, la frase “Quiero volver a consultarlo con la almohada”, resalta esta prudencia al decidir.
  • Pensamos detenidamente.  Racionalizar es en realidad, una buena práctica, porque nos ahorra un sinnúmero de problemas y nos permite contemplar bajo varios enfoques un asunto.
  • Los juicios actuales marcan nuestro futuro.  De allí la importancia de pensar antes de decidir y de sabernos proyectar hacia un futuro correcto.
  • Adquirir una amplia comprensión de la vida misma y de la gente. El hacer juicios y tomar decisiones, está vinculado con la capacidad de entender el temperamento de cada quien y lo que hace que la gente emprenda acciones y tenga reacciones. Para las personas de carácter este entendimiento de los demás es un propósito de toda la vida.

INGREDIENTES

Así es el perfil de las personas que poseen un buen juicio.

  • Son honestas consigo mismas y no tienen propósitos e intenciones escondidos.  Las personas no serán honestas con nosotros a menos que sepan que somos honestos.  Para que puedan aceptar nuestras decisiones, deben entender que somos transparentes en nuestros juicios.  En un ciclo que se repite y se alimenta así mismo, las otras personas serán transparentes con nosotros y podremos emitir juicios.
  • Se preocupan más sobre lo que es correcto que sobre quién tiene la razón.  Cada persona en el mundo debiera estar en condiciones de citar esa máxima y decir que esa es la clave para casi toda la vida misma.  Desde el punto de vista de una persona de carácter, es importante quién tiene la razón y qué es lo correcto.  Esta distinción entre la razón y lo correcto, nos resolverá muchos problemas y nos aportará buen juicio.
  • Piden otras opiniones.  Para ellos, el admitir que obraron mal o que confundieron algo u otras cosas no es un signo de debilidad.  Es un signo de carácter porque al aceptar su error muestran buen juicio.

PASOS A SEGUIR

Para emitir juicios justos, debemos:

  • Júzguese así mismo y sea equilibrado, porque por naturaleza lo que usted percibe de los demás, en realidad es lo que ve suyo en los otros.  Si usted es avaro, o si siente odio por algo o por alguien, o si vive conflictos internos, tenderá a pensar que los demás tienen y sienten lo mismo.  Así estaría viendo la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el ojo propio.  Aún más, ve la paja en el ojo ajeno a través de la viga.  Ve lo que usted es en los demás.
  • Vea dentro del corazón del problema o de la persona,  sin dejar que interfieran sus intereses o sentimientos personales.  Dentro de cada situación hay personalidades opuestas, candentes unos y  calmados otros.  Ubíquese en el centro del problema y en el temperamento de las personas.
  • Filtre la información que sobra  y recuerde que todos estamos dispuestos a contar nuestra parte de la historia y por supuesto, ninguno queremos aceptar la culpa.  El buen juicio resulta de depurar y filtrar lo que sobra escuchando todas las partes involucradas en el problema.
  • En la mayoría de los casos, no es aconsejable culpar solamente a una persona, sino al equipo, porque se necesita un grupo para ganar.  Si carga toda la culpa sobre una única persona, divide al equipo.  Un buen argumento que puede utilizar, es que si todos hubieran sido más cuidadosos, la persona no habría cometido esto o aquel error.  Recuerde que cuando culpa solamente a una persona la destruye y no hacemos responsables a los demás.  Una vez resuelto el asunto, siga la marcha y permita que el equipo siga su marcha.  Esta clave es válida para familias, comunidades y toda clase de equipos.
  • Perdone y fije las normas para el futuro.  Es importante al juzgar, fijar siempre las reglas para el futuro.  Culpar a la gente por errores pasados frena y bloquea el desarrollo porque encadena a la gente en el pasado y los aleja de su propio futuro.

Nuestro mundo se guía por la presión para que decidamos. En especial, cuando tratamos con ventas, publicidad y hasta en las pautas de crianza de nuestros hijos.

Aún así, debemos emitir juicios correctos. Piense que controlar los pensamientos de una persona para lograr que ésta vea solamente un lado de la historia, hasta que haga ciertas compras o tome decisiones, es manipulación.  Eso es lo que hacen muchos medios de comunicación.  De allí que aprender a tomar decisiones y hacer buenos juicios, se convierte en una habilidad prioritaria en el mundo contemporáneo.

Quizás, si comprendiéramos a cabalidad lo vital que es para el carácter el saber hacer juicios adecuados y el impacto que esto tiene en nuestra vida personal, familiar, laboral y social, nos ocuparíamos mucho más en el desarrollo de esta área y enseñarle a nuestros hijos el buen juicio.

Recuerde que la Aplicación correcta de los principios, los convierte en hábitos; a su vez, los hábitos correctos le añaden valor a su carácter. Todo lo que eleva el sentido moral, tiende a ser protegido, preservado y empleado para bien.

Reflexione  y responda:

¿Cuál es su primera reacción cuando alguien le expone su caso?
¿Qué conceptos tenía sobre el juicio antes de leer este principio?
¿Qué aplicación tiene este Principio en su vida?

Auto-evaluación:

Vuelva a leer el principio ¿Qué tan bien aplica usted este principio en su vida?

Evalúese de 1 a 10 en moderación: (1) – (2) – (3) – (4) – (5) – (6) – (7) – (8) – (9) – (10)

¿Por qué se dio esta calificación?  __________________________________________________________________

¿Qué beneficios obtendría al subir su calificación?  __________________________________________________________________

¿Qué acción específica puede poner en práctica para probar los beneficios de este Principio?
__________________________________________________________________

Chequeo de la lectura diaria del principio:

L : (  )  M: (  ) M: (  ) J : (  )  V: (  )  S: (  )  D: (  )
Ponga un √  cuando lea y una X cuando no lo haga

El buen juicio es quizá el talento más equitativamente distribuido,
pero el menos empleado en el mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *