Dirección

La gente que encontró la fe,
encontró que los principios son fieles.

Para llegar a algún lugar, se requiere de un plan y de una dirección.  La dirección es una acción que precisa de habilidades específicas para alcanzar lo que se quiere.  Si una persona no busca futuro, ni traza un plan estratégico, no está interesada en la dirección.  Ni siquiera necesita orientación.

Llegar a algún lugar no es lo importante, sino reconocer el tipo de dirección que nos permitió arribar.  La honestidad y el tipo de motivos que nos conducen, son la respuesta a preguntas básicas como saber quiénes somos y en dónde nos encontramos.  Sólo así sabremos para dónde ir.

BENEFICIOS

  • Logramos pasos positivos.  A través de la historia, nos damos cuenta que la gente que encontró motivos poderosos como la fe, encontró que los Principios son fieles, es decir, en ellos hallaron la guía y los límites suficientes para alcanzar sus metas.  El camino de los Principios es un hecho, de vida que nos ofrece una senda positiva.
  • Son pasos de fe.  En algunos momentos no lo entendemos todo, aunque conocemos nuestro fin.  Estamos orientados a pesar de que viajamos sin ver letrero alguno, pero sabemos que vamos sobre un camino seguro, así que seguimos conduciendo, hasta que vemos el próximo letrero.  Una vez más, el tener dirección se reduce a fe y honestidad.
  • Es camino de alegría.  Sabemos hacia dónde vamos en la vida y lo que estamos haciendo.  Esto es lo que realmente trae el regocijo.  No estamos dirigiéndonos sin dirección alguna hacia ninguna parte.  Nos encaminamos hacia un objetivo y somos felices porque podemos medir el objetivo.  Estamos enriqueciendo nuestro carácter y nuestra naturaleza.
  • Hacemos las cosas a conciencia y luego inconscientemente vamos recogiendo lo provechoso.  Es una larga lección, pero es un pensamiento muy poderoso.  Al tener una dirección clara la frustración no tiene juego en nuestras vidas.  La fe no nos abandona.  Esta analogía es muy provechosa: es como ese juego con bolos diseñados para que después de derribados, ellos mismos regresan a su posición original.  A las personas que andan de acuerdo a Principios las pueden derribar, pero siempre vuelven a erguirse.
  • No hacemos lo equivocado ni seguimos el mal, porque sabemos que hacerlo menoscaba nuestra fe y deja sentimientos de culpa.  Este camino destruye empresas, negocios, familias, sociedades y vidas.  Uno de los síntomas más evidentes cuando se pierde orientación, es que los caminos se confunden y se entra en dudas muy profundas.  Si nuestros corazones y nuestras conciencias nos condenan, es porque sabemos que hemos equivocado el camino.
  • El crecimiento personal no se detiene.  El proceso de la vida es como subir por una escalera.  Tiene peldaños, uno tras otro, un orden establecido para ascender por ella.  Si no utilizamos bien el Principio de cada peldaño, no encontraremos el siguiente y o podremos poner el pie en él.  No podemos proseguir en el ascenso hasta que controlemos el peldaño presente.  Se nos confiará tanto como nosotros demostremos estar dispuestos a caminar por el sendero de cada uno de los Principios.

 

INGREDIENTES

En la conducta de las personas que aceptan una dirección definida encontramos:

  • Son honestos con ellos mismos y hacen lo que saben que deben hacer, lo que está de acuerdo con la verdad dada por los Principios.
  • Siempre está buscando y respondiendo a la verdad. La honestidad en sus mentes y en sus emociones crea un ambiente propicio en el que son guiados a través de su conciencia o a través de amigos, familiares o conocidos que andan de acuerdo a Principios.
  • Andan a través de un sentido de descubrimiento de sí mismos.   Saben que no pueden ir a ninguna parte ni elaborar planes, a menos que sepan quiénes son y dónde están. Si carecen de dirección reevalúan sus acciones e intenciones porque la fe y la confianza se desprende de escuchar, medirse y alinearse con respecto a la verdad que inspiran los Principios.
  • Aceptan la dirección de los principios, porque no se consideran más inteligentes que ellos.  Mejor aún, se consideran inteligentes porque siguen los Principios y aceptan el tipo de juego y las normas que ellos plantean.
  • Todo el tiempo están haciendo ajustes en sus vidas, pero nunca lo que podríamos llamar cambios drásticos.  No del Norte al Sur, pero quizá de Norte a Noreste.  Es como cambios constantes al mantener el timón a la derecha, a la izquierda, entre lo correcto y lo incorrecto a medida que avanzan.  Si descuidamos la dirección, nos salimos de la realidad y nos metemos en problemas y tenemos que adelantar grandes cambios.  Introducimos cambios a medida que avanzamos por el camino de la vida.  Introducir pequeños cambios ayuda a corregir el rumbo y evita dar tumbos de repente.
  • Saben que la verdadera dirección nunca guiará en contra de los principios.  El tiempo probará cuál es la dirección correcta y su confianza está puesta en la meta final.

 

PASOS A SEGUIR

Para encontrar la dirección correcta, es necesario que usted:

  • Sea honesto consigo mismo al confrontarse con los principios.  Así caminará sobre la verdad.  Esta es toda la clave.  La verdad real señala siempre la dirección real.  No podrá crecer si es deshonesto con usted, porque no encontrará la dirección correcta.
  • Descubra, analice y acepte la verdad que le traen lo Principios.  Así caminará por la luz que su conciencia mantiene de manera clara y diáfana.
  • Los  mejores ganarán porque son los más creativos, los mas respetados.  Si usted posee propiedades de cualquier índole, debe orientarse a se el mejor.
  • No sea avaro ni ambicioso, sea generoso.  La responsabilidad de observar como puede hacer funcionar las cosas para fructificar su propiedad, lo puede llevar a pensar que los demás no sirven.  En realidad hay campo para todo el mundo.  De aquí que la propiedad también implica generosidad con otros.

La propiedad ofrece muchas cosas estamos dispuestos  a pagar su precio.  Tenemos el instinto de mandar o conquistar.  El hombre fue hecho para crear y administrar propiedades, para hacerlas fructificar.  Para dar lo mejor de sí.

Recuerde que la Aplicación correcta de los principios, los convierte en hábitos; a su vez, los hábitos correctos le añaden valor a su carácter. Todo lo que eleva el sentido moral, tiende a ser protegido, preservado y empleado para

Reflexione  y responda:

Describa una situación en la que supo que fue dirigido por Principios.

¿Ha tenido momentos de andar en total fe en los Principios?
¿Ha tenido  momentos de andar sin tener evidencia de los Principios?

 

Auto-evaluación:

Vuelva a leer el principio ¿Qué tan bien aplica usted este principio en su vida?

Evalúese de 1 a 10 en moderación: (1) – (2) – (3) – (4) – (5) – (6) – (7) – (8) – (9) – (10)

¿Por qué se dio esta calificación?

___________________________________________________________________

¿Qué beneficios obtendría al subir su calificación?

___________________________________________________________________

¿Qué acción específica puede poner en práctica para probar los beneficios de este Principio?

___________________________________________________________________

Chequeo de la lectura diaria del principio:

L : (  )  M: (  ) M: (  ) J : (  )  V: (  )  S: (  )  D: (  )
Ponga un √  cuando lea y una X cuando no lo haga

Cuando se comprende la dirección de la verdad,
el siguiente rumbo es el de la bondad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *