Confrontación

La respuesta suave aparta el enojo, 
pero las palabras ásperas provocan disputa.

Es usual pensar que la manera correcta de manejar las confrontaciones es con rudeza, voz alta y mucha fuerza en las expresiones.  Sin embargo, de esa manera no estaríamos tratando de superar las confrontaciones, sino tratando de vencer y dominar en ellas.  El motivo por el cual actuamos así en las discusiones y ante las diferencias de opinión, proviene de un hecho básico pero determinante: somos criaturas que vivimos a la defensiva o a la ofensiva.  Aún más, todos por regla general, tenemos la razón parcial y esto es lo que nos mete en problemas.

Nos movemos en dos posiciones relacionadas:

a) Puesto que tenemos razón parcialmente, abrimos la boca y expresamos libremente nuestras opiniones porque nos gusta ser reconocidos y que nos elogien.  Parcialmente tenemos razón, pero es muy posible que no sepamos toda la verdad.

b) Una vez que hemos expresado nuestras opiniones, estamos comprometidos con la defensa de nuestra posición y cada vez más nos cuesta admitir que muy seguramente estamos equivocados.

BENEFICIOS

Cuando logramos manejar la confrontación con un ánimo constructivo y de crecimiento, podemos hallar varios beneficios:

  • Aprendemos a responder.  En realidad, aprender a responder es una clase de poder muy valorado.  Resolver confrontaciones, es una experiencia de aprendizaje. Con una sonrisa y una respuesta delicada, controlaremos sabiamente la confrontación.  De hecho, “Una sonrisa es poder”.  Si alguien se encuentra discutiendo con nosotros y sabemos que tenemos razón y sonreímos y aportamos una respuesta delicada, todo se tornará confuso para la otra persona y le enviaremos un mensaje pacífico que le dirá que tenemos la información o que estamos seguros de lo que se habla.
  • Nunca nos alejamos sin haber establecido un cierre pacífico.  Terminar una confrontación sin un cierre pacífico es estar equivocados.  Un buen indicador que debemos tener en cuenta, es que siempre debiéramos estar en condiciones de estrechar la mano de la persona con quien discutimos y decir: “Es posible que no estemos de acuerdo en todo, pero seguramente hay lugar para ello”.
  • Conservamos la buenas relaciones y ganamos influencia.  No se trata de ganar el argumento. Cuando una discusión produce más calor que luz, ya es una pelea.  La actitud defensiva nos puede llevar a pensar que ganamos la discusión.  Sin embargo, en realidad sólo ganamos cuando conservemos las buenas relaciones y la influencia con la otra persona.

 

INGREDIENTES

Al observar atentamente a las personas que saben manejar la confrontación, podemos encontrar comportamientos claves:

  • No muestran actitudes jactanciosas, más bien le bajan perfil a su conocimiento.  Es posible que los otros se sorprendan. Usan las palabras que suavizan la comunicación con la gente. Dicen cosas como: “Voy a darle mi punto de vista; es posible que no tenga razón, pero me gustaría exponer mi opinión …”. De esta manera no fuerzan a la gente a que les crea, pero pagan el derecho de expresar su punto de vista.
  • Ejercen control sobre sus emociones.  No permiten que su ira los controle.  Deponen la actitud defensiva antes de responder.  El lenguaje corporal es también altamente crítico en el momento de sortear confrontaciones.
  • Saben cómo humillarse.  Saben cuándo decir: “Es posible que usted tenga razón o Ese es un punto de vista interesante”.  Todos los buenos comunicadores saben cómo humillarse y no está mal decir: “No sé” o “No estoy seguro”.  Debemos tener en claro que nadie lo sabe todo y admitirlo ante los demás es quizás uno de los aspectos que más favorece la comunicación con los demás.
  • Ven valor en las confrontaciones.  Muchas personas no lo ven y asumen que es una pérdida de tiempo y de esfuerzos. Sin embargo, las confrontaciones existen en la realidad y debemos saberlas

 

PASOS A SEGUIR

  • Tenga buenas relaciones para tener buenas comunicaciones.  Las buenas relaciones le dan el derecho a comunicar sus opiniones sin rencillas.  Es más importante mantener la buena relación con las personas, que perder amistades o influencia.
  • Póngase rápidamente de acuerdo con su interlocutor.  Cuando tenga malentendidos — y todos los tenemos — es importante que encuentre el acuerdo con su interlocutor.  Lo anterior significa que usted está de acuerdo en que se expresen otras opiniones, pero en desacuerdo posiblemente con su contenido.  Así la comunicación será grata para las partes, pues se pueden expresar libremente.
  • Sea sensible y detecte su malestar en la comunicación.  Una manera de aprender a hacer esto es ser sensible y detectar si su espíritu no se muestra complacido por la sola expresión de opiniones diversas.  Cuando esto ocurre, muy pronto usted estará argumentando y entrando en una discusión que posiblemente no vale la pena.  Tan pronto usted se pone a la ofensiva, la otra persona se sitúa a la defensiva; y esto levanta paredes que separan y dividen.  Evite anular la opinión de los demás.
  • La forma como manejamos las confrontaciones, depende de Cómo se dice “Lo siento”.  Si hablamos en un tono bajo y respondemos lentamente, respetando a la persona que acalorada y subida de tono empieza a enojarse, esta persona es derrotada a sí misma.  Saber confrontar es una habilidad muy poderosa que nos madura y que madura nuestra relación con otros.

 

Recuerde que la Aplicación correcta de los principios, los convierte en hábitos; a su vez, los hábitos correctos le añaden valor a su carácter. Todo lo que eleva el sentido moral, tiende a ser protegido, preservado y empleado para bien.

Reflexione  y responda:

¿Cómo responde usualmente cuando alguien le habla con ira o arrogancia?
¿Qué aspecto de este principio lo reta más?
¿Ha tenido la oportunidad de perder el argumento y ganar la relación?

 

Auto-evaluación:

Vuelva a leer el principio ¿Qué tan bien aplica usted este principio en su vida?

Evalúese de 1 a 10 en moderación: (1) – (2) – (3) – (4) – (5) – (6) – (7) – (8) – (9) – (10)

¿Por qué se dio esta calificación?

___________________________________________________________________

¿Qué beneficios obtendría al subir su calificación?

___________________________________________________________________

¿Qué acción específica puede poner en práctica para probar los beneficios de este Principio?

___________________________________________________________________

Chequeo de la lectura diaria del principio:

L : (  )  M: (  ) M: (  ) J : (  )  V: (  )  S: (  )  D: (  )
Ponga un √  cuando lea y una X cuando no lo haga

La mejor manera de ganar, es olvidar que existe un marcador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *