Nuestra Organización



EL RANCHO DE JONÁS

EL RANCHO DE JONAS es un espacio donde se combinan calidez y comodidad. Con una trayectoria de más de 28 años en realizaciones de eventos, nuestro personal le atenderá con la responsabilidad y calidez que usted merece. Nuestras instalaciones cuentan con dos amplios salones con aire acondicionado y todo lo necesario para todo tipo de Eventos: sociales, empresariales y académicos.
 

EL PODER DE UN SUEÑO

 
El Rancho de Jonás tomó vuelo gracias al poder de un sueño, por allá en año 1978. Yo era administrador de Las Veraneras, un Centro de Recreación Familiar en Jamundí. En mis andanzas me atraía la esquina de la Autopista Sur con Cra. 44. Allí existía un negocio llamado “Otanche” del cual me enamore y cierto día el sueño surgió con ímpetus en mi interior: “Qué bueno tener mi propio negocio en este lugar”.
 
Otro día pasé de nuevo por ese lugar y me asombré al ver un letrero: SE VENDE. El corazón saltó y yo seguí su voz. Sin tener dinero para comprarlo entre y averigüé sobre el precio y me comprometí a comprarlo. Dicen que hay que ir donde el corazón nos lleve, si actuamos con fe y amor. Entonces le hablé de esto a mi gran amigo Heriberto Millán Villafañe y con una gran generosidad me dio apoyo  económico para comprar el lote.
 
Con la invaluable ayuda de mi familia y mis amigos todo se fue dando paso a paso, y se pegó el primer ladrillo  el 13 de enero de 1982. EL RANCHO DE JONAS fue inaugurado con el mayor de los éxitos el 17 de junio de 1982 y, con la bendición del cielo, ha sido por años un punto de encuentro feliz para tantos.
 
Este es un ejemplo más de como muchos imposibles se hacen posibles con el poder de la fe, la energía arrolladora de un sueño al que uno se entrega y la labor perseverante de equipo. Es lo que hoy llaman Ley de atracción: La mente tiene un poder magnético cuando crees sin un atisbo de duda. Doy gracias a Dios y a todos los que me dieron su apoyo. Te invito a confiar y a apasionarte por algo. Ámate, ama, y verás como la pasión es la fuerza de las grandes obras.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *